GuidePedia

0

Actualmente debido a los periodos de búsqueda de empleo y estabilización es mucho más frecuente que las mujeres deseen postergar su maternidad hasta que tengan el aspecto laboral solucionado, siendo madres primerizas maduras, como se les llama en términos médicos.

Afrontar una maternidad después de los 30 es totalmente viable, habiento estudios que reflejan los beneficios de tener un hijo/a a los 34 años, una edad más que reconfortante para tener descendencia, ya que la mujer está plenamente madura en su aspecto físico y mental.

Es cierto que según los términos clínicos, a partir de los 35 años aumentan los riesgos de cesárea, así como de que el niño posea algún tipo de malformación o Síndrome de Down, algo con lo que hay que tener precauciones, llevando una vida saludable y cuidándose en la etapa del embarazo. Hacer deporte diario ligero así como yoga o meditación y llevar una dieta equilibrada ¡te salvará de los tropezones!





Publicar un comentario

 
Top